Corea del Norte lanza un misil “sin precedentes” que cae en aguas de Japón tras sobrevolar su territorio

La tensión en la Península de Corea sufrió este martes una enésima escaladadespués de que Pyongyang lanzara un misil que ha sobrevolado Japón en lo que tan sólo es el tercer ensayo de este tipo que realiza la nación comunista en las últimas dos décadas, un hecho que recalca la significación de la prueba.

Según el ejército de Corea del Sur, el cohete norcoreano fue disparado a las 5:57 hora local desde Sunan, donde se encuentra ubicado el aeropuerto capitalino de Pyongyang, y recorrió más de 2.700 kilómetros a una altura media de 550.

El gobierno japonés divulgó un comunicado en el que reconocía que el cohete pasó por encima de su territorio a la altura de la isla de Hokkaido y cayó a 1180 kilómetros de las costas japonesas, en pleno Océano Pacífico.

“No ha causado ningún daño a los aviones o navíos de la zona”, indicó un portavoz del primer ministro Shinzo Abe.

La agencia Yonhap estimó que el hecho totalmente “inusual” de que esa prueba se produjera desde la capital norcoreana “es otro signo” de que la nación asiática “está diversificando su área de lanzamiento para esquivar la vigilancia externa y hacer frente a posibles ataques preventivos”.

El ejército norteamericano aseguró que el misil “no supuso ninguna amenaza” para ningún territorio estadounidenses, pero el primer ministro japonés calificó la acción de “una amenaza grave y sin precedentes” para su país.

En sus primeros análisis, los expertos estiman que se trata de un Hwasong-12, un cohete que podría colocar a la isla de Guam bajo su rango de acción, aunque en esta ocasión la trayectoria que siguió el proyectil fue hacia el este y no hacia el sur, donde se encuentra ubicado el territorio norteamericano que Pyongyang había amenazado con atacar.

La acción norcoreana supone todo un desplante para la administración de Donald Trump, que hace sólo algunos días dijo que Corea del Norte había “empezado a respetar” a EEUU.

Japón reaccionó de forma airada y Abe indicó que “harán todos los esfuerzos posibles para asegurar las vidas y propiedades de los ciudadanos”. Su asesor más cercano, Yoshihide Suga, precisó que se trata de “una amenaza sin precedentes”.

Corea del Norte había lanzado ya dos misiles sobre Japón, uno en 1998 y un segundo en 2009, aunque en esta última ocasión Pyongyang dijo que se trataba del lanzamiento de un satélite.