Encuentran pulgas portadoras de la peste negra en Arizona.

Dos condados del estado de Arizona (EE UU) han detectado la bacteria de la peste negra en los organismos de varias pulgas comunes. La Yersinia pestis, nombre científico del microorganismo que más seres humanos ha matado, fue la responsable de la muerte de 50 millones de personas en la Europa del siglo XIV (un 60% de la población), pero hoy es posible combatirla con relativa facilidad.

Las autoridades de las zonas afectadas, los condados de Navajo y Coconino, han lanzado avisos a la población para que extremen las precauciones con los animales domésticos, dado que la bacteria se puede transmitir a humanos por una simple picadura o por contacto con animales infectados como conejos o roedores.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la forma más común de la peste es la peste bubónica, que se manifiesta cuando la bacteria se introduce en el sistema linfático e infecta los ganglios. La enfermedad puede también propagarse como neumonía si la bacteria llega a los pulmones. En este caso, el contagio entre humanos puede producirse con la inhalación de partículas del aire.

Las personas contagiadas de peste suelen desarrollar síntomas similares a los de la gripe tras una incubación de hasta siete días. Los antibióticos son efectivos en el tratamiento si este se realiza en las primeras fases de desarrollo de la enfermedad.

Las tres grandes pandemias de peste registradas a lo largo de la historia (en el siglo VI, conocida como la plaga de Justiniano, el XIV en Europa y el XIX en China) han matado a más personas que cualquier otra enfermedad. Asia es ahora el origen de la mayoría de los casos que se detectan en la actualidad.